FANDOM


Ha llegado un viejo amigo a la secundaria

Inazuma MuSIC E004
Nombre JP
Nombre IG Ha llegado un viejo amigo a la secundaria
Episodio # 004
Información
Guión SamanthaNanami
História SamanthaNanami
Animación
Fecha de Estreno
Estreno España Desconocida
Navegación
Anterior Inazuma MuSiC E003

La sonrisa de Haruna · La nueva gerente

Próximo

Cuando ambos chicos salieron de clase, decidieron ir juntos al menos una gran parte del camino, por lo que aprovecharon para hablar un poco más sobre lo que habían hablado. Después de su encuentro en la biblioteca y en la sala de música, se habían dado cuenta que más de sus gustos coincidían. Primero estuvieron hablando de sus escritores favoritos. Habían hablado de que tipo de lectura preferían, y de la que odiaban. De la lectura habían pasado a hablar sobre películas, y muchos títulos salían de sus labios. Y cuando finalizaron la habladuría del cine llegó el momento de despedirse.

Cuando Nathan estaba solo por el camino, se dio cuenta de una cosa. Habían estado hablando un montón, pero ni siquiera habían hablado mucho de su vida personal. Valla con la chica, hablaba mucho, pero contar contaba poco. Se fue pensando en aquella conversación, pero también recordó la canción tan triste que había cantado. Seguramente echaba de menos a su otra familia. Tenía entendido que tenía una hermana y un hermano en Londres, así que al estar separados los echaría mucho de menos. Entonces se planteó el hacerse un buen amigo suyo, ya que la chica le caía fenomenal, y así al menos que no se acordara tanto de su otra familia.

-O-

Sakura y Albin estaban en la biblioteca estudiando para un pequeño control que tenían. Llevaban casi toda la tarde con el tema. Si no hacían ese control, tendrían que dar clases de apoyo, y no querían. Más bien Sakura no quería, pero había arrastrado a su amiga consigo. Mientras que estudiaba y se comía el coco dándole vueltas a la ley de Omm, Albin estaba partiéndose de risa. Tenía el libro levemente inclinado por lo que tenía su teléfono móvil encima, y podía estar con el móvil y su amiga ni inmutarse. Pero claro, la risa no se podía aguantar mucho.

―¿Se puede saber que diantres haces?

―¿Yo? Nada ―dijo todavía riendo un poco.

― A mi no me engañas ―dijo mientras le quitaba el móvil―. ¿Naruto? ¿Yo estudiando y TÚ viendo Naruto?

― Esto... pues claro ―comentó mientras un sudor frío le recorría el cuerpo.

― ¡ALBIN DRAGON TE VOY A MATAR! ―intentó ponerse en pie, pero entonces la bibliotecaria llegó donde estaban las dos jóvenes, diciéndoles que o se callaban o se iban del lugar, por lo que Sakura tuvo que contenerse―. Esta vez te has librado, amiga mía, pero no tendrás tanta suerte la próxima vez― pensó.

Sin embargo, la chica le confiscó el teléfono hasta que no salieran de la biblioteca, pese a las quejas de su amiga oji-azul. Siguieron estudiando hasta que anunciaron que la biblioteca cerraría. Salieron con las mochilas cargadas de libros y los estómagos completamente vacíos. Pasaron por un restaurante de comida rápida y pidieron dos hamburguesas y un refresco para llevar. Mientras caminaban hacía casa de Sakura, esta sacó un tema de conversación que le encantaba. Los temas amorosos. Algo que Albin odiaba. Comenzaron las preguntas de Sakura, se las sabía de memoria.

― ¿Qué te parecen los chicos nuevos de este año? ¡Son guapísimos! Seguro que consigo novio.

― Que si, que si.

― Olle, no pases de mí ―le dijo―, sabes bien que puedo hablar con cierto delantero estrella.

―Callate ―le dijo Albin a su amiga. Desde que le dijo que Axel/Goenji le caía bien, Sakura suponía cosas que eran completamente mentira. Pero la verdad es que, desde hacía un tiempo, cada vez que hablaba con el chico se ponía más nerviosa de lo normal, algo anormal en una chica que tiene más amigos que amigas.

Ya se había hecho bastante tarde, así que decidieron irse cada una a su casa. Se despidieron y se fueron cada una por su camino. Sakura llegó a su casa en no mucho tiempo, ya que no se encontraba lejos. Entró sin decir nada y se fue al salón, dónde un ordenador color fucsia y negro la esperaba. Lo encendió, y mientras iniciaba, fue a por algo de comer. Volvió al salón con una bolsa de patatas y un refresco de cola, se sentó en la silla y abrió su Tuenti (n/a: Tuenti, para los que no lo sepan y son muchos, es una página muy parecida a Facebook, si no digo que es igual salvo en el nombre y la forma del chat). Nada más entrar, fue directamente al chat a ver quién estaba conectado a la red social y una sonrisa se dibujó en su cara cuando vio que su amigo surfista estaba conectado. Ella y Harley/Tsunami habían echo una muy buena amistad. Desde hacía ya casi un año solían quedar por las tardes para entrenar o pasar un buen rato juntos. Pese a los comentarios de sus amigos, ellos seguían a lo suyo, y poco tiempo después, Sakura comenzó a sentir mariposas en el estómago cada vez que lo veía. Abrió conversación con su amigo y comenzaron una charla acerca de surf.

― Eh, Sakutonta, dame el ordenador tengo que hacer un trabajo ―dijo un chico de unos diez años de edad―, y no empieces con las escusa de que estás estudiando porque estoy viendo una web llamada Tuenti.

― Makoto, vete y dejame en paz ―le contestó su Sakura―. ¿Es qué no sabes que arriba hay otro ordenador?

― Sí, lo sé, pero este me gusta más. Y si no me lo das le diré a mamá que te gusta un chico.

― Hazlo y mueres ―le amenazó su hermana.

― ¡MAMAAAAAÁ! ―dijo Makoto mientras salía del salón en busca de su madre.

― ¡ENANO! ESTATE QUIETO TOMA EL DICHOSO ORDENADOR

-O-

La siguiente semana de clases no tuvo nada de sobresaltos. Por la mañana iban a clase y por la tarde iban a los clubs. En el club de fútbol las gerentes terminaban de explicarle a Samantha que debía hacer, mientras que el resto del equipo entrenaba. Y cada día, después de entrenar, algunos alumnos pasaban por el aula de música y disrutar un rato de la maravilla de este arte.

Ya pasada una semana, todos los miembros del club entrenaban más a fondo para el partido, que sería en cuatro días. Estaban todos muy animados, mucho, y Mark estaba dando un pequeño discurso, típico de él.

― Seguro que nos lo pasamos muy bien, y aunque nos falten algunos amigos, vamos a jugar como nunca, ¿vale?

― Por mi vale ―dijo un chico de pelo verde y con coleta, apareciendo en la puerta―, ¿Pero cuando es el partido? Chicos, cuanto tiempo, ¿no creéis? ¿Y esta quién es?

― ¡Jordan/Midorikawa! ―exclamaron todos.

― El mismo. Creo que me he retrasado unos días en entrar a la escuela, ¿no creen? ―dijo.

― Solamente una semana, nada del otro mundo ―dijo Jude/Kido―. Espera, ¿entrar en la escuela? ¿Es qué ingresas en el Raimon?

― Creí que estaba claro con solo verme con el uniforme ―comentó―. Vuelvo a repetir, ¿quien es esa?

― Esa tiene nombre. Me llamo Sam ―le saludó― ¿Sabes? Me suena mucho tu cara.

― ¿Sam? ¿Samii Dame Salami? ―le dijo el peliverde riendo.

― ¡QUE NO ME LLAMES ASI! ―gritó―. Un momento... ¡JORDANA!

― ¿Qué demonios pasa? ―dijo Albin―. Quién se halla perdido que levante la mano.

Y entonces todos los de sala levantaron la mano. ¿Qué sucedía? Pues la cosa era muy sencilla. Al parecer Samantha y Jordan/Midorikawa se conocieron unos años atrás en una vacaciones de verano en Hong-Kong. Y se llamaban así mutuamente para molestarse un poco. Jordan/Midorikawa se había trasladado al Raimon ya que había echo mucha amistad con Mark/Endo y algunos otros durante el FFI. Así que, después de insistir a sus padres, logró que lo aceptaran en el Raimon. Y ahora se encontraba allí. Aunque llegaba tarde porque había pasado algunos días en Honkong como todos los veranos.

Y fue en Hong-Kong donde conoció a Sam. Su padre y ella se hospedaban en el mismo hotel que la familia Greenway/?. Durante las actividades de los jóvenes, los dos eran los únicos que hablaban japonés y no les quedó otra que hacer un poco de amistad. Pero no esperaban volver a verse. Además, ya habían pasado dos años, y ya era prácticamente imposible. Por lo visto no lo era.

― Una pregunta. ¿Cuándo es el partido? ―preguntó Jordan/Midorikawa―. Quiero jugar, ¡estoy deseando volver a jugar con vosotros!

― En cuatro días. ¡TENEMOS QUE ENTRENAR COMO NUNCA! ―dijo Mark/Endo―¿Vale?

― ¡SI! ―dijo el resto al unísono.

Los chicos, ahora más animados por la llegada de un viejo amigo.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar